Foto de pixabay.com

El tiempo siempre hace mella en los senos de las mujeres, la mayoría presenta en diversos grados caída en sus pechos, por ello muchas se someten a una reducción mamaria, o a distintas operaciones para reafirmarlos. Algunas mujeres llegan a deprimirse severamente por el envejecimiento de esta zona, ya que ha sido considerada desde la antigüedad como una parte inherente a la sensualidad femenina.

Actualmente aunado a todos estos procesos, existe un dispositivo llamado Orbishape, según una investigación publicada en el portal de salud Efe, este elemento es conocido como un sostén interno, es decir “un arnés de silicona que se inserta durante un procedimiento quirúrgico y que se ancla a las costillas” informan en dicho portal web.

Este sistema, desarrollado por el cirujano israelí Eyal Gur, es mucho más útil que otras cirugías, ya que se desarrolló para colocarse por dentro de la piel, y sostiene los senos desde el interior, permitiendo que las glándulas mamarias reposen sobre él, para que de este modo puedan permanecer firmes de forma constante y permanente.

Este implemento se coloca en el pecho luego de realizar una incisión minúscula en la areola del pezón, y se dice que ofrece resultados mucho más permanentes, ya que la cirugía de elevación de mama convencional (mastopexia) no permite resultados definitivos, pues luego de los dos años de haberla realizado el pecho vuelve a perder tonicidad. Algunos especialistas resaltan que el embarazo, amamantar, y lo que es más natural, el paso del tiempo, permiten que las mamas caigan haciéndoles perder su forma y elevación natural.

Sin embargo, este nuevo mecanismo garantiza que los senos no se verán afectados por la gravedad, permitiendo que esa zona tan importante para las mujeres se conserve de forma estética, sin perjudicar tanto la salud como otras cirugías, ya que es un método poco invasivo, y lo que es más importantes permite que los resultados de la intervención quirúrgica duren mucho tiempo.

Además este mecanismo permite una sensación táctil muy favorable, y consta de una lamina de silicona “que se sujeta con dos hilos a las costillas, para conseguir una sujeción estable del tejido mamario que, normalmente y por sí solo, no tiene fuerza suficiente como para garantizar que quede sujetado en su sitio mucho tiempo” indican.

Fundamentalmente este método es recomendado para aquellas mujeres que empiezan a perder tonicidad en sus senos, para así evitar que empeoren con el paso del tiempo, ya que con el transcurrir de los años, cuando los senos se encuentran realmente caídos, las cirugías que deberán realizarse para recuperar la forma y elevación son mucho más riesgosas.

El pecho de las mujeres es una de esas zonas que revelan su verdadera edad, afortunadamente los avances de la ciencia permiten mejorar en grado sumo la apariencia y belleza física que tanto preocupa a las mujeres de hoy en dia.