Foto de pixabay.com

Foto de pixabay.com

Hablar de dinero no es nada fácil y menos cuando se vive en pareja. Pero si ya viven en pareja, creo que es hora de que tengan una conversación y tomen en cuenta los errores más comunes que cometen las parejas jóvenes cuando se trata de dinero.

1.- Cuidado con los gastos en la casa.

Claro está que ya diste el primer paso y que últimamente piensan en función de ambos. Además, entiendo que quieran hacer de su nuevo hogar el lugar ideal. Pero un momento, lo correcto mientras logran la total estabilidad es concentrarse en lo urgente y utilizar el dinero en función de los días que están por venir. Una vez hayan logrado la estabilidad pueden comenzar a comprar aquellas cosas que harán, que consideran, harán de su vida en pareja algo especial.

2.- Comunícate con tu pareja.

Es fundamental que las parejas se comuniquen. Si algo no debe ocurrir en una relación es que uno de los integrantes no esté al tanto de lo que está ocurriendo con el dinero o bienes del otro. Si son un equipo para profesarse amor, también deben ser un equipo al momento de sumar de hablar de sus finanzas.

3.- No peleen por dinero.

Es normal que existan diferencias por el dinero, pero la pareja debe saber que esto es normal y que siempre habrá problemas por esta razón. En estos casos lo recomendable es darle la vuelta a las discusiones y asumir que no es tan importante discutir por ese tema. Tengan presente que hablar siempre ayuda, así que siéntense con la mayor de las disposiciones y tengan una conversación amena e inteligente sobre sus finanzas. Además, es importante que traten de llegar a un acuerdo que sea beneficioso para ambos como pareja, pero también como individuos.

4.- Asume las deudas.

Nada de guardar las deudas en un cajón. Las deudas no se pueden ocultar porque crecen sin control y después se convierten en un dolor de cabeza mayor. Lo ideal es que ambos estén al tanto de las deudas que existen y juntos les busquen solución.

5.- Prepararse para eventualidades.

Las situaciones inesperadas llegan en cualquier momento y generan mucha angustia y desesperación. No estar preparado para ellas puede ser un verdadero dolor de cabeza y puede ocasionar serios malestares a los miembros de la pareja.

Tengan presente que una enfermedad, un imprevisto o el desempleo puede tocar a su puerta, así que piensen siempre en estos escenarios y mantengan un fondo de emergencias por si algo inesperado sucede.

Lo ideal es que la pareja haga del dinero un bien común que le permita avanzar en la relación para en un futuro vivir en armonía.

Fuente: http://blog.piggo.mx/