Foto de pixabay.com

Foto de pixabay.com

Como hombre no es nada fácil tener que admitir que mi vida se derrumbó cuando mi novia quiso dejarme para siempre. Esa mujer, la que yo había jurado que estaría conmigo para toda la vida, la que quería que fuese la madre de mis hijos, un día quiso irse de mi lado y yo sentía como el piso se derrumbaba en pedacitos frente a mí.

El primer día de la ruptura, me sentía muy enojado, con una soberbia tremenda pero al cabo de 24 horas o un poco menos, mi cuerpo comenzó a reaccionar de una manera  muy extraña. Sencillamente, quería tenerla a mi lado, que su voz fuese lo primero que yo hubiese escuchado en el día. La quería demasiado, la amaba tanto que no podía imaginar mi futuro sin ella.

El motivo de nuestra ruptura fue porque ella sentía que yo no le podía ofrecer lo que ella sentía merecer. De cierta manera, es una situación con la cual te es muy difícil lidiar, porque era cierto: yo no tenía suficientes ingresos como para comenzar a vivir juntos y asumir todas las responsabilidades que eso implica, sin embargo, estaba trabajando en ello y ella lo sabía.

Su decisión me hizo sentir mucho dolor. No tenía ánimos de hablar con mis amigos, ya que como hombre sabía que mis ganas de llorar a cada momento y de hablar con ella desesperadamente, serían cosas que ellos no tomarían con respecto; por tal motivo, decidí apartarme de cualquier tipo de comentario que pudiera frustrar mis intentos por saber de ella y así lo hice.

volver

Los primeros días, no hacía más que ‘arrastrármele’: le rogaba piedad, que me amara… le repetía mil y un veces que nadie podría amarla tanto como yo la amaba pero ella solo se reía en mi cara. Decidí hacerle poemas y mandárselos por correo, los cuales nunca contestó…

Mi ego constantemente fue golpeado, haciéndome perder la cabeza pero no me importaba porque yo lo único que quería era que volviera conmigo. Decidí buscar ayuda y conocí Volver con Ella.

Este material digital me ayudó muchísimo a salvar mi vida de la depresión. Gracias Volver con Ella tuve la fortuna de hacerla extrañarme. Aprendí que estaba haciendo las cosas realmente mal y en la medida que iba cambiando mi conducta, ella me escribía mensajes de texto, me solicitó amistad por Facebook después de haber eliminado y los fines de semana me llamaba en la noche.

Con Volver con Ella supe que me perdí en un mar de desesperación que al final no me iba a llevar a ningún lado pero no fue lo suficientemente tarde como para trabajar su mente mediante la psicología y hacerla que volviera a mí, que fuera ella quien me buscara y me dijera que quería regresar conmigo. De verdad lo recomiendo.

Si quieres saber mas sobre Volver con Ella haz click aquí