Foto de pixabay.com

Foto de pixabay.com

Esta es una de las cosas más placenteras de la vida. Nada mejor que llegar a casa luego de haber tenido un día agitado y saber que ella te está esperando. Quizás un poco desarreglada o de punta en blanco pero ella está allí. Puede fallarte cualquier cosa pero ella no. Ha llegado el momento esperado todo el día, lanzarte sobre ella y hundirte entre sus pliegues. Y dormir. Descansar y disfrutar de un sueño que recupere toda nuestra energía, que nuestro cuerpo se relaje y tengamos nuevos impulsos para empezar un nuevo día. Pero, ¿sabías que ocurren muchas cosas mientras duermes? ¿No? Sigue leyendo para que las conozcas.

1.- Realmente caes.

Es frecuente estremecerse cuando dormimos, sentir esa sensación como de vacío que nos hace temblar. Esto se conoce como impulso hipnótico y es una reacción normal del cuerpo que, mientras se prepara para dormir, queda alerta ante los posibles cambios que se experimentan al dormir. Al hacerse más lentas nuestras funciones, el cerebro siente que se esta cayendo, por eso el cuerpo tiembla.

2.- Como si fuéramos a…

Este factor se hace más notable en los hombres que en las mujeres, pero sucede por igual en ambos sexos. Mientras dormimos nos podemos excitar, bien sea por tener un sueño subido de tono o por las hormonas que segrega el cerebro mientras descansamos. Lo cierto es que sucede y no cae nada mal despertar así sobre todo si tenemos pareja.

3.- Repasando lo del día.

Cuando entramos en la fase REM del sueño ocurre algo bastante curioso, nuestros ojos se mueven más. A pesar de tenerlos cerrados, se registran movimientos en los globos oculares, como si se estuviera leyendo algo. Este movimiento no tiene una explicación clara para los científicos, aunque coinciden al afirmar que se encuentra relacionada con la actividad neuronal que ocurre cuando dormimos, un proceso donde se organizan los recuerdos y se clasifica la información para optimizar nuestra memoria.

4.- No importa que sea poco.

Al momento de dormir el cuerpo se relaja tanto que se libera la presión que existe en nuestra columna, lo que permite que ésta se hidrate y aumenten levemente los espacios entre los discos dorsales. Todos estos cambios son totalmente reversibles y ocurren cada vez que dormimos.

5.- Ayuda a desaparecer la panza.

No es que con el mero hecho de dormir una semana entera vamos a rebajar esos odiados 10 kilos que nos sobran pero sí pueden ocurrir cambios. Nuestro cuerpo aprovecha las horas de sueño para desintoxicarse, una actividad que requiere un gasto energético considerable. Cuando esto no sucede, el cuerpo se hincha por todo el líquido retenido que no pudo ser desechado. Así que es hora de dormir completo y feliz.

https://www.youtube.com/watch?v=eGLPcC_ZVrE

Fuente: www.youtube.com